Make your own free website on Tripod.com

CLAVE S.O.L.

NOTA: Esta informacion la saque de la pagina de la GNOSIS (link a la gnosis) fue escrito por Samael, yo hice interpretaciones de lo que el dice y comentarios según mi experiencia y no tienen nada que ver con la forma de pensar de la Gnosis. Si tu no crees en el Despertar, la tecnica de la Clave S.O.L. igual te puede servir para ser mas observador, yo misma he probado esta tecnica y te aseguro que si funciona, es buena para despertar a las personas distraidas y para tener concentracion = )
Y a continuacion presento un resumen de la tecnica Clave S.O.L. y ejemplos

“Maestro: queremos rogarle que con su sabiduría, nos dé una clave o técnica para despertar la Conciencia.

“....vamos a dar algunas indicaciones, relacionadas con el despertar de la Conciencia ...

Ante todo es indispensable comprender...que la conciencia de los seres humanos está dormida. Desgraciadamente, las gentes no quieren entender que están dormidos, todos creen que están despiertos, mas duermen.

Las gentes manejan carros soñando, hacen negocios soñando, andan por las calles, convencidos de que están despiertos, pero duermen profundamente, sueñan ...

Podemos asegurar que existe un 90% de sub-conciencia (o conciencia dormida) y 3% de Conciencia... normalmente llegan al 2% y hay quienes tan sólo llegan al 1% (Los cientificos saben que la mayoria de la gente usa el 1% de su inteligencia y los genios como Einstein usan como el 5%, mas o menos, del 100% de inteligencia de la que dispone el ser humano).

Pero si nosotros le decimos a las gentes que tienen la Conciencia dormida, no lo creerían, más bien se ofenderían. Resulta trabajoso, pues, decirle a las gentes que duermen, porque no le creen a uno, creen que están despiertos o creen que uno las está hiriendo, que uno les está ofendiendo. Es necesario despertar y las Sagradas Escrituras insisten en la necesidad de despertar. Desafortunadamente no enseñan, no dan la clave, no dan la explicación (o esta Oculta). Es necesario, pues, explicar y eso es lo que estamos haciendo aquí, precisamente: enseñando el camino del despertar ...

Ante todo es necesario convencernos sinceramente de que estamos dormidos; cuando uno acepta que está dormido, es señal o síntoma de que quiere despertar.

Esto es muy semejando al loco: ningún loco acepta que está loco, todos los locos creen que están muy bien; cuando un loco acepta que está loco, es señal de que está mejorando. Esto lo pueden evidenciar ustedes en los manicomios: no hay loco que acepte que está loco. Observen ustedes en los manicomios, aquellos locos que ya están casi listos para salir del manicomio, aceptan que lo están; esa es precisamente la señal de que están mejorando notablemente ...

Lo mismo sucede con las gentes que tienen la conciencia dormida: no aceptan que están dormidas; pero cuando ya lo aceptan, es una señal inequívoca de que quieren despertar o que comienzan a despertar.

¿Cómo se logra ese despertar? Obviamente, ya sabemos que el fundamento está en la disolución del Ego (el yo hacedor), eso es incuestionable y es un asunto que ustedes no ignoran. Pero, claro, tenemos que ayudarnos con distintos métodos y procedimientos; todo lo que concluye con el despertar, es útil ...

Voy, pues, a explicarles a ustedes una técnica. Es necesario dividir la atención en tres partes:

1- SUJETO
2- OBJETO u OBJETOS
3- LUGAR

SUJETO: no olvidarse de sí mismo. Cuando uno se olvida de sí mismo, comete en la vida muy graves errores. Por ejemplo, si nos olvidamos de sí mismos ante una copa de vino, ¿qué sucedería? Que no solamente nos tomamos la copa, sino que podemos tomarnos muchas más y emborracharnos; de manera, pues, que sería grave olvidarse uno de sí mismo ante una copa de vino. Si nos olvidamos de sí mismos ante una persona de sexo opuesto, ¿qué sucedería? Podríamos llegar a la al adulterio (o cualquier otro error del cual nos arrepentiriamos por el resto de nuestros dias) De manera, pues, que no debemos olvidarnos de sí mismos jamás ...

Si nos olvidamos de sí mismos, por ejemplo ante un insultador, seguro que terminamos también insultando hasta dándonos golpes con el insultador...es muy fácil olvidarse uno de sí mismo.

Ouspensky, por ejemplo, se propuso una noche andar despierto por las calles de San Petersburgo, digo “andar despierto” para diferenciar esto de ANDAR DORMIDO, que es lo que hacen todas las gentes comunes y corrientes. Anduvo y anduvo aquel hombre, auto-vigilándose, auto-observándose, controlando la mente y los sentidos. Ese hombre caminó por todas partes, de pronto quiso preparar sus cigarros. Vio una cigarrillería y entró, para hacer preparar, no unos cigarros simplemente, sino unos tabacos. Cuando salió de allí fumando, ya no se acordó del ejercicio que estaba practicando. Anduvo por muchas calles de San Petersburgo, hasta que llegó a su recámara. Al entrar en su recámara, se acordó otra vez de sí mismo; entonces con dolor se dio cuenta de que se le había olvidado el ejercicio y que su Conciencia se había dormido al entrar en la cigarrillería. Después de eso, anduvo por muchas partes, como un verdadero sonámbulo, entró en sueño ...

Vean ustedes cuán difícil es no olvidarse uno de sí mismo. Pero al decir “no olvidarse de sí mismo”, quiero referirme a estar uno vigilando los sentidos de la mente, porque si uno no controla los sentidos de la mente, uno cae en el sueño de la Conciencia. Debe uno auto-observar sus sentimientos, sus impulsos internos y externos, sus instintos, sus hábitos, pensamientos, etc., etc., etc.

OBJETO u OBJETOS: Si uno ve, por ejemplo, un hermoso objeto: un traje, o un anillo, un perfume, lo que sea; si lo ve uno en un “aparador” o vitrina y si uno se “encanta” con aquel objeto que está viendo allí, lo primero que sucede es que uno cae en la inconsciencia. ¿Por qué? Porque se olvidó de sí mismo. Al ver el OBJETO, hay varios procesos: primero, IDENTIFICACION (se olvida uno de sí mismo y se identifica con el objeto). Dice: “¡Qué hermoso, qué bello, qué bonito es esto; si yo tuviera dinero, me lo compraría!”, etc.). Después viene la FASCINACION (queda uno FASCINADO con el objeto. Si es un bonito traje, dice uno: “¡Qué bueno; el día que tenga dinero me lo compro!; este color está muy bonito”, etc., etc. ... Y la mujer diría así: “Este vestido está muy bello, yo me lo compraría”. Bueno, total que vendría la fascinación con aquel objeto, con aquella prenda de vestir y luego se entraría en el sueño de la Conciencia ...

La televisión, precisamente, viene muy a propósito ... Las gentes, frente a la televisión, se olvidan de sí mismas y caen en la fascinación con aquello que están viendo; entonces sueñan “a lo lindo”. Desde que se inventó la televisión, se ha perdido la unidad de los hogares, porque, por ejemplo, llega el marido de trabajar y ya no sale la mujer a recibirlo con los brazos abiertos, ya no tiene el hombre esa dicha. ¿Por qué? Porque la señora está viendo televisión; puede el hombre necesitarla y ella está ocupada, está viendo la televisión, está fascinada ... Pero bueno, no le echamos la culpa únicamente a las mujeres; no, los hombres también se fascinan con todo lo que ven allí, hasta tal punto que se olvidan de todo lo que está sucediendo en la casa

NOTA: Para que te des cuenta de que esto es verdad observa como mira tu familia o tus amigos a la television, les hablas y estan “atontados” viendola casi ni pestañean, pero si te colocas enfrente de la t.v. o si la apagas, luego les cambia la mirada fija hasta se enojan o puede que se vayan a hacer otra cosa, es como una especie de trance hipnotico apacible del cual no quieren salir. Esto te puede dar una idea de lo que es estar dormido y lo que es darte cuenta que los demas estan dormidos.

LUGAR: Uno tiene que observar todo lugar en forma detenida, aún el lugar ... la de la casa, la recámara, mirarla todos los días como algo nuevo ... en forma diferente, distinta. Donde quiera que uno llegue, lo primero que debe decirse es: “Bueno, ¿por qué estoy yo aquí, qué tengo yo que ver en este lugar?” Eso es indispensable, si quieres estar despierto.

Me viene a la memoria, en estos momentos, una experiencia vivida muy interesante. Hace muchísimos años, sucede que llegué a una casa, atravesé un hermoso jardín, traspasé el umbral de una sala y por último penetré en un Despacho donde había un “Bufete” de Abogados. Ante el “Bufete” encontré a una señora muy amable; ella me atendió ...

De pronto, platicando con ella, vi sobre el escritorio dos mariposas de vidrio (muy hermosas las mariposas). Lo que más me asombró fue que aquellas mariposas tenían vida propia, movían sus alas (¡y que eran de vidrio!) y movían sus cabecitas, y sobre sus cabecitas, sus antenas. Eran de vidrio y sin embargo respiraban como todas las demás mariposas (¡y eran de vidrio y de múltiples colores!).

Entonces me dije a mí mismo: “¿Cómo es posible que estas mariposas de vidrio hagan todo esto, que tengan vida propia? Obviamente, fenómenos de esta clase solamente pueden suceder en el MUNDO ASTRAL (o Mundo de los Sueños), porque en el mundo físico esto es completamente imposible. Miré a mi alrededor y me dije a mí mismo: “¿Qué hago yo en este lugar, en este Despacho de Abogados?”. Y observando otros objetos pude ver, a la derecha, en el rincón de la derecha de aquel Despacho, un “Candil”, o sea un Candelabro de siete brazos, y en el lado izquierdo otro Candelabro, también de siete brazos ...

Resolví pedirle permiso a la señora para retirarme un momento, fingí ir por ahí, al baño. En fin, salí por ahí ... Claro, ella cortésmente me dio permiso para salir de allí. Ya afuera, dije: “Voy a hacer un experimento”, di un saltito con la intención de flotar en el medio ambiente circundante y ciertamente, quedé flotando en el ambiente. (Saltar en un sueño es un truco para poder saber si uno esta soñando o en el mundo fisico, es como pincharse el brazo)

Entonces me dije a mí mismo: “Estoy en Cuerpo Astral” ... Regresé otra vez, penetré en aquel Despacho, me senté en el “Bufete”. La señora allí me estaba aguardando y le dije: “Señora, quiero que usted sepa que en este momento nos encontramos en Cuerpo Astral; recuerde muy bien, señora, que usted se acostó a dormir hace unas cuantas horas y el Cuerpo suyo, en estos momentos, está durmiendo, reposando entre el lecho, entre la cama”. Yo aguardaba alguna respuesta inteligente de aquella señora, pero lo que vi en ella fueron ojos de sonámbula. Obviamente, tenía la conciencia completamente dormida, no entendió “ni papa” de todo lo que yo le estaba diciendo ...

Bueno, en vista de eso, del estado de sueño tan profundo en que estaba aquella señora, ¿qué hice? Salir, despedirme de ella. Salí del Despacho aquel, levanté el vuelo, rumbo a California. Por el camino hallé a un hombre que hacía mucho tiempo había muerto; llevaba un fardo pesado sobre sus espaldas, se veía que había sido cargador de bultos pesados en algún mercado. El infeliz aquél había desencarnado (muerto) hacía mucho tiempo, pero él creía que todavía estaba vivo.

Me acerqué a él y le dije: “Amigo, ¿qué es lo que está pasando? ¿Por qué cargas ese bulto tan pesado sobre tus espaldas? La respuesta fue: “Estoy trabajando, estoy trabajando” ... “Pero, ¿qué es lo que usted dice, amigo mío, qué es lo que está diciendo? ¿No se da cuenta de que ya murió y que ese fardo que usted lleva sobre sus espaldas no es más que una forma mental, creada por usted mismo?” No lo comprendió; me miró con ojos de sonámbulo, no entendió “ni jota” de lo que yo le estaba diciendo ... Floté alrededor de él y sobre su cabeza, para ver si en esa forma tal vez entendiera, mas todo fue inútil: no comprendió nada, estaba dormido; el infeliz no había hecho nada en vida para despertar Conciencia y continuaba dormido (Ninguna persona puede ser despertada a menos que quiera despertar)
Después regresé tranquilamente a mi cuerpo físico ...

Pasaron los años, muchos tal vez: unos ... calculo que treinta años, cuarenta ... Más tarde me tocó ir a Taxco, Guerrero. Tenía que entrevistarme allí con un determinado señor, al cual estaba por aquellos días ayudando a curar de una Hemiplegia que le había dado y por la que le había quedado paralizado medio lado del cuerpo.

Yo fui allí con la intención de ayudarle y le ayudé (creo que hasta quedó bien, quedó sanado). Le hice caminar, por cierto con tratamientos magnéticos, y logró caminar sin bastón, después de tener medio lado paralizado. Le di indicaciones, le aconsejé que se moviera bastante, pues él se la pasaba sentado y eso perjudicaba su curación.

Atravesé el jardín de una casa muy hermosa; luego atravesé una sala y la reconocí inmediatamente, el lugar donde tantos años atrás había estado y por último penetré a un Despacho. En la sala me aguardaba una señora; la reconocí de inmediato y me dijo: “Siga, señor” ... Y yo seguí, pasé al interior, pues, donde estaba el Despacho de Abogados. La única diferencia fue que esta vez no la encontré a ella delante del escritorio, sino a su marido, que era un señor ya de edad madura, Abogado, aunque no graduado. Total que, entonces, allí la encontré frente al “Bufete” ... Se puso de pie para darme la bienvenida, me hizo sentar ante su escritorio, también sentaron al paciente que debía sanar. Hablamos sobre muchas cosas.

Fue muy interesante la plática. Aquel señor tenía cierta disposición para esta clase de estudios psíquicos y alguna información, aunque muy incipiente, pero sí lo suficiente como para que comprendiera algo sobre los “desdoblamientos” ... El hombre quedó asombrado, atónito, perplejo. Luego le dije: “a su señora también la conozco”, y le narré el caso, la plática que sostuvimos; en fin, todo lo que habíamos dicho.

Cuando llegó la hora de la cena, ya sentados todos alrededor de una mesa redonda, la señora delante de él me dice: “Yo a usted, señor, lo conozco desde hace mucho tiempo; lo que no recuerdo es el sitio exacto donde yo lo conocí, pero de que lo conozco lo conozco, usted no es desconocido para mí, desde hace mucho tiempo lo conozco” ... Y el hombre quedo convencido de lo que le habia dicho

Recuerdo también que hace unos cuarenta años, me sucedió un caso muy interesante ... Me vi en una sala; allí un grupo de personas platicábamos sobre asuntos esotéricos, etc., pero como quiera que, primero, yo no acostumbro a olvidarme de mí mismo; segundo, me encanta observar en detalle todo lo que veo: objetos, cosas, y tercero, no permanezco en ningún lugar en forma inconsciente, sino que observo en detalle y me pregunto a mí mismo “¿por qué estoy aquí, qué estoy haciendo aquí?” y miré el lugar ...

“¿Qué estoy haciendo?” Miré a las personas, vi a las personas que estaban a mi alrededor, “¿por qué estoy platicando con ellas?” Todo parecía como si fuera físico, material, y en fin, nada acusaba que estuviésemos en el Mundo Astral. Los objetos, pues, francamente eran normales, al ver el lugar me decía a mí mismo: “¿por qué tengo que estar aquí en este lugar?”. “Y ¿por qué esta reunión, si yo no me he puesto citas con nadie?” “¿Por qué estoy aquí, en esta sala?”.

Aquello lucía tan físico, tan material que parecía que mis interrogantes y mis preguntas estuvieran de más; no habían allí detalles que acusaran que yo estuviera en el Mundo Astral... sali por ahí. Ya estando afuera de la sala, di un saltito y floté. Después que floté, convencido de estar en Cuerpo Astral regresé a la sala, ocupé mi sitio, me senté en la silla donde antes estuve sentado y me dirigí a todos los concurrentes: “Amigos, dije, tengo que informarles a todos los aquí presentes que nos encontramos en Cuerpo Astral” ... Todos se miraron, como extrañados, y algunos de ellos en el cuerpo físico, estudiábamos esoterismo, el ocultismo, etc.

No me comprendieron; se miraron a sí mismos y uno de ellos me dijo: “¡No estamos en el mundo físico; estás loco! ¿De dónde estás sacando eso de que estamos en Astral?” Les dije: “Sí, estamos en Astral”, pero como ninguno me quiso creer, salí de aquella sala y después de salir, me fui a hacer investigaciones esotéricas, etc., y luego regresé al cuerpo físico ...



HOROSCOPOS Y ASTROLOGIA

HOROSCOPO CHINO
Z O D I A C O
INFLUENCIA DE LOS PLANETAS
CARACTERISTICAS DE LOS SIGNOS

PAGINA PRINCIPAL

EL CAMINO DE REGRESO