Make your own free website on Tripod.com

El papel de la Progesterona Natural en la salud
Por: Dr. Francisco Contreras Pulido

Este milenio se despide con avances tecnológicos imposibles de comprender por la mayoría de nosotros; sin embargo, casi todos gozamos de los beneficios que ellos brindan para facilitar nuestra existencia y vivir con la mayor confortabilidad. Desafortunadamente, también le heredamos al siglo XXI una serie de plagas relacionadas a los avances y a la opulencia que, gracias a los avances tecnológicos, hoy en día muchos países gozan. Estas plagas son enfermedades que algunos epidemiólogos llaman ¡enfermedades de la opulencia!.

Que paradoja: los pobres gozan de mejor salud pero ansían comer los alimentos exóticos de los ricos, mientras que los ricos, con toda la información con que ahora se cuenta, se afligen porque para mantener su salud deben comer como pobres.

“¡Qué sana está mi criatura! ¿No te parecen hermosas sus lonjitas?”, dicen las madres, quienes siempre se preocupan por alimentar a sus hijos para ¡verlos! Sanos, en otras palabras regordetes, los flaquitos se consideran malnutridos. Esta falsa conclusión ha creado una cultura de sobrepeso pero desnutrida, porque nos alimentamos con comida de muchas calorías y pocos nutrientes.

Aunque este fenómeno nos afecta a todos, las mujeres, como casi siempre, se ven más afectadas por los padecimientos de la opulencia.

Parece como si hubieran sido escogidas para sufrir. Hoy en día ni siquiera tienen la oportunidad de gozar la niñez cuando se enfrentan, apenas a los 10 años y a veces antes, a la menarca, su primera menstruación. Este evento en la mayoría es traumático. Hace sólo un par de décadas, las mujeres norteamericanas se referían a la menstruación como “the curse” (en español “la maldición”), por los multiples síntomas que la mayoría de ellas, jóvenes y no tan jóvenes, padecen (síndrome premenstrual) y los cuales se acentúan conforme pasa el tiempo para culminar con la temida y terrible menopausia. Desgraciadamente en el camino hay muchas enfermedades devastadoras.

· Síndrome Premenstrual
· Menopausia
· Enfermedad Fibroquística de la Mama
· Quistes Ováricos
· Fibromatosis Uterina
· Pérdida de la densidad ósea premenopáusica
· Osteoporosis
· Cáncer de Mama
· Cáncer de Ovario
· Cáncer Uterino
· Endometriosis

La menopausia y el síndrome premenopáusico son padecimientos modernos. Prueba de ello es que lenguajes antiguos como el chino y el náhuatl no cuentan con ningún vocablo para describirlos. Es lógico, ¿por qué habría de padecer una mujer a causa de cambios totalmente naturales?

Por otro lado, en las áreas rurales de México y de otros países como China, las señoras nunca han necesitado de los médicos para tratarse durante el cambio de vida y no padecen de osteoporosis ni tienen problemas para procrear.

Estas modernas enfermedades se deben a la descomunal e innatural exposición a estrógenos endógenos (los producidos por los ovarios) y exógenos (los que provienen de fuera)

Se conoce como Ventana Estrogénica al lapso transcurrido entre la menarca y la menopausia, durante el cual la mujer está en contacto con sus estrógenos endógenos. Antes de la industrialización y en lugares donde ésta no se ha implantado todavía, la primera menstruación llegaba a los 15-16 años y la menopausia se iniciaba entre los 35 y 40

Hoy en día la ventana se ha convertido en Ventanal Estrogénico, ya que las niñas inician la menstruación cada vez más pequeñas (9-10 años) y no es nada infrecuente que las mujeres menstrúen hasta bien pasados los 55. por lo tanto, el lapso durante el cual las mujeres están en contacto con sus estrógenos endógenos es muy largo.

Uno de los factores que más ha incrementado la producción y la concentración de estrógenos endógenos es la dieta moderna

El consumo de proteínas y grasas animales inducen a los ovarios a producir más estrógenos de lo necesario. Además, se inyectan cantidades criminales de estrógenos a bovinos y aves para aumentar la producción; por eso cuando consumimos carne y leche consumimos grandes cantidades de estrógenos

Varios estudios epidemiológicos han permitido vincular el consumo de proteína animal a la incidencia de cáncer de mama, una enfermedad directamente relacionada con la exagerada exposición a estrógenos

La siguiente gráfica muestra la cantidad de macronutrientes que se consumen en China en comparación con los que se consumen en Estados Unidos

PROTEINA Y CANCER

Nótese que las chinas consumen menos del 10% de sus proteínas de fuente animal mientras que las norteamericanas casi llegan al 30%, y la diferencia en la incidencia de cáncer de mama es abismal.

DIETA Y CÁNCER DE MAMA

Otro factor de riesgo es la cantidad de grasa animal que consumimos. En la gráfica anterior se demuestra fehacientemente la relación que existe entre el cáncer de mama y la cantidad de grasa que se consume

Qué desgracia, tan rica la carne, sobre todo cuando está grasosa...Para reducir la incidencia de cáncer de mama y muchos otros cánceres, definitivamente hay que comer como pobres

El consumo de harinas y azúcares refinados también desempeñan un papel importante en el incremento de la exposición a los estrógenos, pues ocasionan estreñimiento. Los estrógenos en general se eliminan por las heces. A causa del estreñimiento se quedan estancados en el colon y se reciclan, aumentando concentraciones de estrógeno en la sangre

Por otro lado, hay una cantidad inaudita de sustancias que remedan a los estrógenos y con facilidad se introducen a nuestro organismo; les llamamos Xenoestrógenos. Un ejemplo son los pesticidas. Un alarmante 94% de los alimentos que consumimos contienen pesticidas. También los productos petroquímicos contienen xenoestrógenos, por eso cuando consumimos alimentos empacados en plásticos (envases, utensilios desechables, bolsas, etc.), ingerimos estrógenos sintéticos

Pero esto no es todo, los médicos agravamos más el problema porque damos “tratamiento” para la menopausia con Hormono Terapia de Reemplazo (HTR) con nada menos que ¡estrógenos! Cooperamos así a la amplitud de la Ventana Estrogénica

El Dr. Contreras es presidente del Hospital Oasis





CONTINUACION

DESEQUILIBRIO HORMONAL

PAGINA PRINCIPAL

EL CAMINO DE REGRESO
SALUD, ECOLOGIA Y BELLEZA